Información:
Cuatro empresas angolinas apoyaron al cl Regresaron de Paraguay Instructores d Forestal Angol , presente en el lanzamie Reconocimiento Profesor Cabrera Club de Vóleibol Llufken de Angol Alcalde de Saavedra valoró cuarentena to Senadora Aravena pide a los Municipios m Mesa público-privada encabezada por Canc Chile, ¿país honesto? Por Jorge Abasolo Bienes Nacionales de La Araucanía hace l

A TODOS LOS CHILENOS - Escribe: Pepe Pelayo

 

 

 

 

Tengo doble nacionalidad. Soy cubano y soy chileno. Viví 39 años en Cuba y he vivido 30 años en Chile.

Sufrí mucho con la insurrección de octubre de 2019 en Chile. Rechacé la violencia absurda de los encapuchados y la excesiva violencia de los carabineros.

En estos días he sufrido igual con la represión de las autoridades cubanas contra las manifestaciones pacíficas.

Por eso le pido, le ruego, le suplico a algún chileno que tenga la posibilidad, que le diga a la señora Bachelet, encargada de los Derechos Humanos en la ONU, que presione para que el gobierno cubano detenga la violencia que se ha desatado, después que el presidente ordenara por TV que su gente saliera a combatir a los manifestantes pacíficos, incitando a la guerra civil, que en realidad es un genocidio, porque el pueblo en las calles no tiene armas.

Compatriota chileno, da igual que seas de derecha o de izquierda, apoyen para evitar que corra la sangre en La Isla, porque no se trata de un problema político o ideológico, es un problema humanitario.

Si la mayoría del pueblo de Cuba ha sostenido el gobierno por 62 años, es su decisión y nadie puede obligarlos a otra cosa por la fuerza.

Si esa mayoría decide vivir con ese gobierno mil años más, pues muy bien, es su decisión y nadie puede obligarlos a otra cosa por la fuerza.

Si la mayoría del pueblo decide salir a las calles a protestar. Muy bien, es su decisión y nadie puede obligarlos a otra cosa por la fuerza.

Y si la mayoría del pueblo se harta de ese gobierno y desea cambiarlo, pues muy bien, es su decisión y nadie puede obligarlos a otra cosa por la fuerza.

De eso se trata la libertad y la democracia.

Ojo, y si esos protestantes fueran minoría, o si crees que están equivocados en sus demandas, da igual, no hay derecho a apresarlos, a golpearlos, a dispararles.

Ningún ser humano se merece esa violencia sólo por pensar distinto.

Eso no puede suceder ni en Cuba, ni en Chile, ni en ningún lugar de este Planeta.

Nadie tiene derecho a imponer sus ideas a la fuerza.

Por favor. S.O.S.