Información:
Cuatro empresas angolinas apoyaron al cl Regresaron de Paraguay Instructores d Forestal Angol , presente en el lanzamie Reconocimiento Profesor Cabrera Club de Vóleibol Llufken de Angol Alcalde de Saavedra valoró cuarentena to Senadora Aravena pide a los Municipios m Mesa público-privada encabezada por Canc Chile, ¿país honesto? Por Jorge Abasolo Bienes Nacionales de La Araucanía hace l

Paradanoticiosa - Domingo, 01 Agosto 2021

Afrochilenos: Una Realidad Olvidada Por Juan Guillermo Prado O.

 

                                               

Llegaron a Chile través del Camino del Inca con Diego de Almagro en el año 1536. Tras cruzar la cordillera arribaron al valle de Copiapó. Fue una ruta dura, peligrosa, cruel que causó la muerte del 70 por ciento de quienes acompañaron a Almagro. En la expedición venían 150 negros, entre ellos una mujer Malgarida, que tenía como papel atender al hijo del descubridor. Fue la primera extranjera en pisar territorio chileno, antes de Inés de Suárez.

Luego de la frustrada expedición de Almagro, arribó a estas tierras Pedro de Valdivia quien, el 12 de febrero de 1541, fundó la ciudad de Santiago del Nuevo Extremo, sobre una ciudadela incaica. En su expedición venían diez esclavos negros y Juan Valiente, originario de Senegal, capitán de Pedro de Valdivia, quien fue premiado con una encomienza en el valle del Mapocho, con una chacra de 55 cuadras. Se casó y tuvo dos hijos con Juana de Valdivia, posiblemente una esclava negra. Acompañó a Valdivia y murió junto a él en la batalla de Tucapel, en el año 1553.

Em los inicios de la colonización llegaron esclavos negros de Guinea, Angola y el Congo. Faltaba mano de obra y las leyes españolas protegían a los indígenas. Muchos trabajaron en el campo o como sirvientes domésticos. A mediados del siglo XVII cerca del 33 por ciento de la población de Santiago era negra, mulata, (descendiente de blanco y negra) o zambo (hijo de blanco e indígena). 

En el período colonial los afrodescendientes, sobre todo los “pardos libres” y mulatos, se destacaron por participar como artesanos. Hay referencias a sus trabajos como: plateros, herreros, zapateros, albañiles y sombreros, en Santiago y otros pueblos. En Valparaíso algunos eran pescadores y cargadores de naves. En las casas las mujeres se desempeñaban como encargadas del aseo y de la cocina; cuidaban a los niños y eran chaperonas, acompañando a las niñas solteras. Una de las labores más insólitas era la de “empleada de razón”, quienes tenían como misión llevar recados con palabras floridas, trasmitiendo mensajes de sus patrones a otras familias.

¡Por Fin la Libertad!

Con la llegada de la Independencia, en el Primer Congreso Nacional, por iniciativa de Manuel de Salas, se aprobó la ley de libertad de vientres, que estableció que todos los hijos e hijas de esclavos nacidos en Chile, quedaban automáticamente libres al nacer. En 1813 se realizó un censo de población entre Copiapó y Talca, determinado que los habitantes sumaban unas 295.000 personas, de ellas 22.661 pertenecían a las “castas” de “negros y mulatos”, y de ellos unos 3.563 eran esclavos.

Con la derrota en Rancagua, los patriotas se refugiaron en Mendoza, allí gobernaba José de San Martín quien para aumentar los militares que participarían en el Ejército Libertador, incluyó a esclavos negros a cambio de su libertad. Fue un acierto. El Batallón de los Pardos formado en su mayoría por negros se enfrentó al ejército hispano. San Martín reconoció su valor, afirmando que: “los mejores soldados de infantería que tenemos son los negros y mulatos. Los blancos de estas provincias no son aptos más que para caballería”.

El 24 de julio 1823 se promulgó por Ramón Freire, Director Supremo, y Mariano, Egaña, ministro del interior, un decreto que abolía la esclavitud, señalando: “1º Son libres cuantos han nacido desde 1811, y cuantos nazcan en los territorios de la República. 2º Son libres cuantos pisen el suelo de la República, y que hayan sido conducidos fuera de ella. 3º Cuantos hasta hoy han sido esclavos, son absolutamente libres desde la publicación de este acuerdo”.

Con el tiempo, como consecuencia del mestizaje, la población negra y mulata comenzó a desaparecer. No hay certeza cuantos son los afrodescendientes en el territorio nacional. Sin embargo, en la Región de Arica y Parinacota habría unas 8.415 personas pertenecientes a este segmento de la población según una encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas en el año 2013. Estudios recientes han determinado que un chileno promedio contiene en sus genes un 3,81% de africano, un 44,34% de americano y un 51,85% de europeo.

Reconocimiento al Pueblo Afrochileno

En Arica existe la organización Oro Negro, fundada el año 2001, que agrupa a los afrodescendientes. Su presidenta Marta Salgado Henríquez, quien fuera alcaldesa de Camarones, señaló que los fines de la institución son: “luchar contra el racismo, la xenofobia y todo tipo de discriminación; rescatar y difundir las tradiciones culturales de los afrodescendientes; capacitar y proteger a los afrochilenos en los distintos ámbitos de la educación, la cultura, las artes, el trabajo y la educación”.

También estaba lograr el reconocimiento oficial del pueblo afrochileno pero eso se consiguió con la publicación de la Ley N° 21.151, de 2019, que le otorgó reconocimiento legal. El texto de la ley  indica: “Se entiende por afrodescendientes chilenos al grupo humano que, teniendo nacionalidad chilena en conformidad a la Constitución Política de la República, comparte la misma cultura, historia, costumbre, unidos por la conciencia de identidad y discurso antropológico, descendientes de la trata trasatlántica de esclavos africanos traídos al actual territorio nacional entre los siglos XVI y XIX y que se autoidentifique como tal”.

¿Cuál sería el motivo que su comunidad haya sido excluida de participar en la Convención Constitucional?

Para nuestro Pueblo Tribal Afrodescendiente chileno la exclusión de la convención constituyente es que en el país sigue funcionando la máquina negadora de nuestras raíces, en Chile hasta el día de hoy se enseña en los colegios que nuestra descendencia es europea, el gran responsable de esta negación y exclusión es el estado de chile a través del Ministerio de Educación, Estamos hablando de una exclusión de 500 años y a partir de la república una negación y exclusión exacerbada que hoy se manifiesta en estos costos políticos para el pueblo. Por eso estamos empeñados de que nuestra historia se incluya en la curricula escolar de chile solo así y solo así esto cambiara desde los niveles de educación parvularia, básica y media. Aún no logramos entender como el Senado voto en contra de nuestro escaño cuando esas mismas personas que están en el Parlamento votaron por el reconocimiento del pueblo tribal afrodescendiente chileno.

Sobre qué elementos culturales subsisten de la cultura negra, la Presidenta de Oro Negro, mencionó: “Comenzamos el año con la Pascua de Negros, el 6 de Enero, donde el rey mago Baltazar, representa a nuestro pueblo; proseguimos con el Carnaval afro “Ño Carnavalón”, la fiesta de la Cruz de Mayo, San Juan Bautista, San Miguel de Azapa, Virgen del Rosario de las Peñas y San Martin de Porres. Recientemente, hemos incorporado el “mes de herencia africana en Chile“ y el 3 de diciembre el día del afrochileno”.

En la Puerta del Norte Grande hay diversas agrupaciones que congregan a afrodescendientes. Junto, con Oro Negro, están entre otras, la Agrupación Cultural Lumbanga. Agrupación Cultural Arica Negro, la Agrupación de Mujeres Afrodescendientes Luanda, Comité Cimarrones, Comparsa Oro Negro, Comparsa Tumba Carnaval, el Baile Moreno “Hijos De Azapa” y el Club Adulto Mayor Afrodescendiente “Julia Corvacho”, que el año 2010 el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio le otorgó el reconocimiento de “Tesoros Humanos Vivos”.

Monos

 

 

Marta Salgado Henríquez, afrodescendiente, el año 2018 fue nominada “Hija Ilustre” de la Región de Arica y Parinacota.

 

 

 

La Pascua de los Negros, se celebra el 6 de enero de cada año.

Suscribirse a este canal RSS