Información:
Cuatro empresas angolinas apoyaron al cl Regresaron de Paraguay Instructores d Forestal Angol , presente en el lanzamie Reconocimiento Profesor Cabrera Club de Vóleibol Llufken de Angol Alcalde de Saavedra valoró cuarentena to Senadora Aravena pide a los Municipios m Mesa público-privada encabezada por Canc Chile, ¿país honesto? Por Jorge Abasolo Bienes Nacionales de La Araucanía hace l

FUNDACIÓN DE PURÉN: FUERTE SAN JUAN BAUSTISTA. ( Profesor Hernán Cartes)

 

 

 

 

   Hoy hablaremos    sobre  el Fuerte San Juan Bautista  de Purén. Y,  a la vez   ante una interrogante: ¿SÓMOS  DIGNOS LOS  ACTUALES PURENINOS DEL  PASADO DEL  PURÉN INDÓMITO   y a  los 467  AÑOS  DE SU FUNDACIÓN?

-Agradezco   que se aborde este tópico de la historia de Purén y Dios permita que  ello haga reflexionar a nuestras  autoridades, a nuestro educadores y  al pueblo de esta  tierra  sobre esta realidad y  a recapacitar  si  somos  capaces de  sobreponernos a   esa desgraciada indiferencia  hasta hoy  sostenida y que  ha echado al olvido  nuestro ayer, y por  decir  algo, es   como  si olvidáramos  a nuestros padres después que  ellos nos han  dado la existencia  que  de la  cual hoy vivimos, pagarles  con ingratitud a amor y  generosidad, de su entrega, de sus sacrificios, luchando  día a  día  para que  su  hijo al ser adulto alcance un estándar mejor  de  vida. Y, es aún  grave  ello para quienes  somos cristiano porque es  desconocer  el Mandamiento de “Honrar padre y madre”. Y,  esto último me  afecta    como un hijo bien nacido.

 

Profesor    soy hijo y tengo una madre al igual  que  todos, a la  cual amo  de corazón y jamás olvidaría  sus desvelo por lograr  quien hoy  soy, un profesional  y una persona respetable, pues me  tocan sus palabras de cuan  ingratos  hoy somos   esta nuestra generación última. Más, por favor,  hablemos   sobre cuando Purén   entra a la historia patria.

 

R.  ¡Gracias por su  comprensión! Primero permítame responder porque no es  el pueblo  el  culpable de esta  indiferencia  e ingratitud  hacia nuestros ancestros. El pueblo es  como un hijo  que  si  no tiene   como referente a  un padre –autoridad- que le instruya en una moral y ética  y que  le forme en valores y le permita tener una  autoestima  hacia   orgullo por  su hogar, ese hijo va a ser lo que vemos en la última generación. Aquí han fallado las  autoridades políticas  y por  consecuencias  los planes de estudio y esto último lo  digo  como profesor. 

                  Más, vamos a su interrogante  pues  un  24 de junio de 1553 se crea el  Fuerte San Juan Bautista de Purén  por  don Juan Gómez de Almagro por orden de  don Pedro de Valdivia.  Y, ese  día que es el wetrepantu  araucano este pueblo se  encontraba  celebrando  su Año  Nuevo, pero horrorizados    observan   que desde la  alta  cordillera de Nahuelbuta   descienden provenientes desde  Angol los huinkas  o invasores, bajan  por  el paso de  lo que hoy  conocemos Agua Santa  hasta descender  al vado de Mallalhue, Boyeco.  Y,  allí,  avanzan por la  cima   de la Colina  de Las Ánimas y  finalmente  llegan  al extremo Este  que  desde    ese entonces ha sido llamado  Cerro  La Herradura  y en alto mástil  hacen flamear  la bandera  invasora de España. No  solo vienen   españoles  porque  les acompañan los odiados “yanaconas” que  son indígenas  de la  zona norte del país, picunches,  que  antes  eran  sometidos  al Inca  y  ahora a los españoles.  Los  huinkas o invasores  inician de inmediato  los trabajos de levantar  el Fuerte y  antes de una semana  está lista  la fortaleza levantada   con empalizadas y fosos. Los  españoles hacen campeadas  pero los  araucanos no reaccionan  y por  el  contrario se muestran  sumisos. ¿A qué obedecía ello? Muy  simple   la estrategia   de Lautaro era  que el lonko Purén  se diera tiempo de  conocer   a  su enemigo y estudiara sus debilidades y es así  como pronto hombres y  mujeres  ancianos  se acercaron  a la fortaleza  con productos de la tierra a ofrecerlos a los invasores.  Don Juan Gómez de  Almagro se  sorprendió de ello  pues  creía  encontrar una resistencia  a muerte,  simplemente no conocía la habilidad del guerrero  de Arauco.    Más,  hoy, observar  como las ruinas que hacen  solo 30  años  atrás  eran totalmente visible  especialmente  sus fosos y  el poso enladrillado,  pues  totalmente  en abandono, es una vergüenza.

 

3.-Profesor, ¿qué  acciones  de armas  ocurrieron  en ese Fuerte  San Juan Bautista?

 

R.- Desde que llegan los españoles transcurren casi cuatro meses y medio  de una paz  tácita pues  se notaba  en  el ambiente  el  peligro   como  si de pronto  se desencadenara la tormenta y así  comprendió Valdivia  y muy especialmente  al saber  allá  en la lejana Villarrica  que  su ex paje o caballerizo Lautaro  ahora  junto a Caupolicán,  encabezaban  abiertamente la resistencia del pueblo araucano  contra las  armas españoles.   Y, es  así   como  el 14  de diciembre de 1553  Lautaro ordena  regresar a  su tierra al lonko Purén que  realizaba  acciones  militares cerca del Fuerte de Arauco   y atacar  la fortaleza  de Purén  y es este un ataque nocturno  de  abordaje  al Fuerte pero  fue rechazado  aunque  el incendio se propagó rápidamente  ante teas  encendidas  lanzadas  al interior  del mismo  por parte de los atacantes. Gómez de Almagro no realiza  acción punitiva  ante  el inminente riesgo de exponer  la seguridad del Fuerte y de su gente. Los  araucanos no logran  su propósito pero demuestran su calidad de guerrero. Van a  transcurrir cuatro  días  cuando desde  el sur  se sabe  que un nuevo  contingente  español pero  ahora encabezado por  el mismísimo  gobernador  don Pedro  de Valdivia marcha   sobre  Purén   y destino a  Angol, pues, se le había  comunicado de las acciones de Lautaro.   

                             El 18 de diciembre de 1553 al rayar  el sol  ese  contingente  entraba   a la fortaleza y a  medio  día se canta la primera Santa Misa  en  el Fuerte  San Juan Bautista   por  el Capellán  de don Pedro de Valdivia llamado Fray Bartolomé Pozo y este realiza la liturgia  frente a un altar, una cruz y a  la imagen de la  Virgen del Perpetuo Socorro  que  él portaba  entre sus  cosas. Don Pedro de Valdivia descansa  pero el  19  envía a  don Alonso de Corona y 5 hombres  al vado  de Quilacoya  sobre  el Bío Bío   con órdenes precisas de  hacer venir más  soldados desde Penco, Concepción,  y reunirse  con él  allí o en  el Fuerte de Arauco. El día 20  él marcha en pos de Lautaro  pero   al llegar  se había retirado  desde Angol y  se  amenazaba  el Fuerte de Arauco. Y,  los españoles  marchan de  inmediato a Arauco   pero el astuto  Lautaro  se había movilizado  sobre  el Fuerte de Tucapel, hoy Cañete,   el  cual  ante este avance  los españoles   hacen  abandono del mismo.   Valdivia  ordena que  cinco  soldados españoles    exploren  el camino a   Tucapel, pero estos  son sorprendido y tres de  ellos mueren  uno lograr  alcanzar  el fuerte de Arauco y  el otro por senderos  extraviados llega muy mal herido a Purén  y en este último lugar  informa de su desgracia y se  culpa que serían hombres del lonko Purén como causantes de este hecho. Y es así  como el  23 de diciembre de 1553  el jefe de la Plaza  don  Juan Gómez de Almagro ordena someter a  suplicio  a  ancianos que eran los  jefes  civiles del Butalmapu de Purén:  Guaito, Pangue, Lincuo, Guaicha, Paineli, Reuque, Llipi, Toraquín y  Millanqui. Mueren  sin una muestra de dolor y en silencio al ser sometidos  a la horrible muerte de ser acostado  sobre brasas encendidas. 

                    El día    25 de diciembre  e  1553  se origina   la  Odisea de Los Catorce de la Fama. La cual narraremos la próxima semana,  si Dios,  lo permite.   Con la muerte de Valdivia  el 25 de siembre de ese  año de 1553 en la batalla de Tucapel y ante la  situación  crítica    el Fuerte de Purén es abandonado  y sus sobrevivientes se retiran hacia la Imperial. 

                   Los primeros   días de enero de  de 1554  el lonko Loncoyán o Lincoyán  no deja piedra  sobre piedra en  al destruir  el abandonado  Fuerte de Purén.                                   Los españoles no se  rinden fácilmente y es  así como  1 de marzo de 1554  es  restaurado el Fuerte  pero  ahora por   don Francisco de Villagra.   Se inicia   por   un  año y once meses un asedio  constante y  el  cual no hay una  hora de  descanso  sin ser atacados  en  acciones  al estilo relámpago  de parte de los araucanos obedeciendo  órdenes  de  gran estratega,  Lautaro.

                   - 1 de diciembre de 1555  es destruido  el   Fuerte por fuerzas de Lautaro  encabezaras por Lincoyán.   Queda  abandonado  el Fuerte  por tres  años.

                   -22 de enero de 1558. Última batalla de Caupolicán.  Colina de Las Ánimas, ubicada   en  el extremo opuesto  al Fuerte mismo del Cerro La Herradura.  Las fuerzas española  encabezadas por Miguel de Velasco y Avendaño    y Alonso de Reinoso. Batalla  que  si Dios  lo permite  luego narraremos. 

                   El fuerte  vuelve a ser restaurado   el 15 de Agosto de 1562 cuando  tropas españolas entran a  Purén y lo hacen a sangre y fuego y  son  encabezadas por   don  Lorenzo Bernal del Mercado y  estos   restauran del Fuerte. Los  araucanos se repliegan a los Pajonales de Purén –Lumaco. Sobreviene una primavera muy lluviosa  con grandes inundaciones. Y,  definitivamente,   el 25 de agosto  de 1562    Lorenzo Bernal del Mercado  restaura  el Fuerte  pero ese mismo  día  al  atardecer y ya  con la oscuridad nocturna sobreviene    el ataque a la  fortaleza por   Paillataru. Más,  el Fuerte se sostiene  a  duras penas,  sufrimientos para los  sitiados y sitiadores  que sería largo de detallar  pues la sangre  corría   como vertientes  sobre la superficie del suelo.

                  Los  araucanos  después de un hecho de  armas jamás  dejaban insepultos a  los cadáveres sin importar  si sean  suyos o adversario,  siempre  volvían y eran sepultados y es así  como hasta hoy es posible ver esas laderas de Boyeco  las huellas de esos panteones e igualmente las trampas de guerra  contra la caballería enemiga llamadas “llollis” muy especialmente  cuando aran  el terreno  en los sembrados por  su  color más verde que indica  donde  hay cadáveres.

              El  27 de agosto  de 1562  sobrevienen combates  en las Ciénagas  de Purén –Lumaco   entre Lorenzo Bernal del Mercado y el  toki  Paillataru,  quien encabeza las fuerzas  de Purén.   Los  araucanos  se repliegan   al tener  conocimiento  de una salida de contingente español desde Angol hacia Purén. Salvación fortuita  la de estos  españoles ante la presencia  de  quienes   iban destino a Imperial y a la Villarrica.  La  situación es tan crítica para los del fuerte    que  el   20 de enero de 1563      por  orden  superior   don Lorenzo Bernal del Mercado  se  hace abandono  del Fuerte  y  ocurre  que ese mismo  día   el lonko Llanganabal  alcanzaba a Purén con refuerzos enviados desde Lumaco  por   Colo Colo y  fuerzas  de Lincoyán (Loncoyan)   e inicia  un ataque  frontal. Más,  al llegar la noche los españoles aprovechan  una pequeña tregua ya que se había desencadenado una terrible lluvia  torrencial y con vientos, truenos y relámpagos y gracias a  la oscuridad nocturna  en  el más profundo sigilo  cumplen la orden de retirarse hacia Angol por  el paso  de la  alta cordillera de Nahuelbuta, Agua Santa.  Y, es así  como   los primeros   días de marzo de 1563   el Fuerte es destruido  hasta  su cimientos por Colo Colo  y Loncoyán. 

                       En  mayo de   de 1563   sobreviene un  crudísimo invierno   pero el araucano  no descansa  y se prepara para la guerra  y es  así    connas de Purén y Lumaco  al mando de  Colo Colo,  sitian Angol y  luego al fuerte   de  Arauco, provocando una resistencia  heroica en la cual no hubieron vencedores  ni vencidos.   Pues,   el  25  de mayo de 1564  el  contingente  araucano  ataca y  sitia Angol   defendido heroicamente  por Lorenzo Bernal del Mercado quien  logra  después de varios  días de lucha  repeler a los  atacantes  pero estos marcharan  al Fuerte de Arauco. Y,   allí,  aunque rechazados   originan muchas bajas  y bien se puede decir que no hubo vencedores ni vencidos.  -Pasarán tres  años y Purén será  solo un lugar de paso desde  el norte  al sur.  Más, la -Primera  quincena de abril de 1566    Lorenzo Bernal del Mercado vuelve a Purén y   se establece Campamento  sobre las ruinas del Fuerte  y  con  toda prisa lo restaura, los  araucanos no lo atacan a causa del chavalongo que ha hecho estrago en la población.  Enfermedad  que diezmó  a la población. Y, se cuenta  que muchos connas  en  el gfragor de la batalla caían de hinojos rendidos por la muerte  ocasionadas por  el chavalongo o tifus.

                       Fines de  abril de 1566: Lorenzo Bernal del Mercado realiza   una expedición punitiva   sin éxito  sobre los Pajonales de Purén y Lumaco y la resistencia es  encabezada por Paillataru.  Los  araucanos procedieron con la  estrategia de lo que se llama  a  campo arrasado y que  consistía que allí donde el español arribaba  encontraba  todo  solitario y quemado y cuando acampaba  por las noches   sufrían  el ataque relámpago llamado malón. No se tiene un día de tranquilidad.   Pasarán tres  años  en  el cual los españoles no tienen un día de tranquilidad.

                     Más, finalmente   el  14 de abril de 1569  Pailacar  ataca decididamente   al Fuerte que  fue  defendido  por Bernal del Mercado. Por primera vez los araucanos usan honda    con pilmas o bolas de fuego para atacar y lo hacían  preferentemente  de noche para lograr una mayor aproximación y dejar visibles a los enemigos   e incendiar las  chozas  y carpas levantadas  en su interior. Bernal del Mercado reacciona y la fortuna le sonríe   ante la llegada de refuerzos  desde Concepción e  inicia cruentas  acciones represivas  en colinas  sur e inmediatas al Fuerte que  se extiende hasta  el Cerro Verde e igualmente  sobre  el lof Nahuelpán y  lonko  se repliega  hacia la cordillera  y  desde ese lugar  los  araucanos descienden   y reatacan por las noches en acciones relámpago lo  que origina   que no existe descanso   ni por una hora. Logran  difícilmente sostenerse los españoles

                        El -1569  a 1570 los  españoles realizan terribles las campañas en las Pajonales de  Purén a Lumaco   pero  es  tan notorio el avance del linko o ejército araucano  que la guerra ha tomado un giro enorme  ya no existe la  superioridad de la armadura y  el caballo y  el español   es quien se parapeta en las  alturas y  sus fosos y muros.  Purén queda  absolutamente aislado  pues Bernal del Mercado  es  llamado por la superioridad a Concepción que es amenazado,  además, sobreviene  un invierno crudísimo, al extremo que los defensores  del Fuerte de Purén  adolecen de vestuario  y de alimentos.  Y, para peor se registra   el   8 de febrero  de 1570   un gran terremoto que echa por tierra  cuanta  construcción existía. Y, ese mismo día   8 de febrero  de 1570:  Mientras la tierra tiembla  el  toki   Pailacar asalta  el Fuerte y los españoles se ven obligados a retirarse hacia Angol. Más,  el toki  no los  persigue  quizás  conmovido  al ver la miseria de esos soldados.  El Fuerte  queda abandonado.

-Noviembre de 1570: Combate de Nilhue o Nilbe, Gruta de Jesús, muere   el capitán Gregorio de Oña y sus 42  soldados a manos del toki Pailacar.  Gregorio de Oña  es  el padre del poeta y cronista  de Angol   don Pedro de Oña autor de la Obra Arauco Domado,  en la cual tan mal nos describe  y ofende  a los purenes.

                                    20 de enero de 1571 se origina la  Batalla de la Cuesta de  Purén hoy  “Puente de Las Lágrimas”, camino a  Cayucupil.  Se  enfrentan fuerzas araucanas  al mando  Pailacar  contra fuerzas españolas   al mando  de  Avendaño y Velasco. Los españoles  son derrotados.  Y,  esta  acción también la daremos a saber en su oportunidad.

 

                                 1 de noviembre de 1572  tropas españolas  desde  Angol  avanzan  sobre Purén destino a Imperial, hoy Carahue, y  al  vadear  el río al norponiente del valle de Pangueco teniendo a la vista las  ruinas del Fuerte San Juan Bautista,   lugar del  Vado Mallalhue,   son atacados por  Pailacar.  El capitán  Avendaño y Velasco  logra  superar la resistencia araucana perdiendo casi 200 yanaconas y de sus 42  españoles a  23   de ellos.   Según la tradición mapuche  las  aguas  se tiñeron de rojo. Ahora, la misión  de las tropas españolas era acompañar al Obispo de Imperial, Fray Antonio San Miguel y estos  antecedentes  históricos están en los anales de su convento de esa localidad pero también en la tradición oral araucana. Se prolongarán  acciones  durante los  cinco años  siguientes pero  con tropas españolas de paso  hacia hasta  que al inicio  de   septiembre de 1577    se restaura  el Fuerte  por  el  Gobernador Rodrigo de Quiroga. Y, aquí se alojan en su paso hacia Imperial 10 de los  veinte religiosos  seculares  que marchan a  ponerse a disposición del Obispo Fray Antonio San Miguel.   Al   continuar los religiosos deben ser  acompañados por  contingente militar. Pailacar no ataca  al ver  ello pero  si lo hace cuando  ya no le es posible regresar en  apoyo de sus  compañeros a aquellos que viajan a La Imperial. Y, los del Fuerte   es  sitiado  en un diámetro de  unas ocho cuadras  sufren  el asedio  constante,  día   a día,  de las tropas  de Pailacar, Toki natural de Purén. El hambre para los  soldados y la falta de forraje  para los caballos hace la  situación  desesperada.  Finalmente  el 28 de septiembre de   1577    el toki Pailacar asalta  el Fuerte  pero no logra su objetivo de destruirlo gracias  a  un providencial  apoyo  llegado desde Angol.  Más,  se origina  el llamado combate del Estero Mora, pues,  allí  muere   del capitán Mora al ser  emboscado por tropas de    Pailacar.  Y, justamente un mes  tarde,  27 de noviembre  de  1578 avanzan  sobre Purén  160  españoles  al mando de  don Lorenzo Bernal del Mercado  y  al descender desde las  alturas  de la  cordillera de Nahuelbuta y teniendo a la vista los temidos Pajonales  de Purén a Lumaco,   son  sorprendidos por Pailacar en el  lugar   de Guadaba, precisamente  donde hoy se encuentra las Escuela Municipal  de Guadaba Bajo.  Los   españoles logran una  difícil victoria sufriendo grandes bajas en el campo de batalla. Lo que obliga  al jefe español volver a Concepción.

 

4.-  Escuchar este relato  histórico  a  uno lo deja por decir lo menos “alelado”, “sorprendido”  de cuan poco conocemos de nuestra historia local.  Basta imaginarse   en medio del teatro de la guerra  y encontrarse  al interior de una fortaleza  encerrado y para peor  sin abastecimientos de  alimento, vestuario, municiones, etc.  ¡Qué  fortaleza  de soldados!   Por favor, profesor,  continúe.

 

R.-                        -Las  circunstancias de la Guerra de Arauco y  el casi nulo   apoyo de la Corona española o del Virrey del Perú a  partir desde 1578     al Fuerte de Purén,  ubicado en  el corazón mismo de la Guerra, y  que  se sostiene   solo,  aislado,   en un territorio enemigo  y van a sobrevenir  cinco largos años  en los cuales  la muerte se encuentra en cada lugar o en cada  recodo del camino,  hasta que se llega  al  crudísimo invierno de 1583. Y, ante  su aislamiento, su  desabastecimiento, enfermedades y grandes  sufrimientos   y privaciones que hacen la vida imposible    empiezan  a ocurrir deserciones,  pues, muchos de los españoles han engendrado hijos en las mujeres del lof Nahuelpán, Boyeco, Jacinto Caniupán, Pangueco alto, etc., y el araucano  rescata a  esos niños y cuando el padre español acude a la mujer madre  de sus retoños también lo acoge. Los de los defensores del Fuerte agotados y cansados de solicitar apoyo amenazan  con sublevarse.  Y,  algo no previsto pues las  autoridades desde  Concepción “toman  conocimiento de  esta insubordinación”   gracias a  un yanacona  que logró  sobrepasar las  filas  de enemigos que  rodeaban  a la fortaleza  y llega a  Concepción  con la noticia  que los purenes marcharían apoyado de tropas  araucanas  sobre  Concepción porque  Angol había desaparecido.  Las  autoridades  de Concepción  ahora  se apresuran   a   enviar tropas  a sofocar el  complot y al llegar  atacan  sin  previo  contacto  con  los 20  soldados sobrevivientes,  estos últimos   sorprendidos son hechos prisioneros  y viene lo peor “porque  son  condenados  a muerte y siendo su sentencia      con la pena  de Vil Garrote”. Sus  famélicos cuerpos luego fueron incinerados y lanzadas sus cenizas  al estero Viluco o Pailán. Orden  cumplida por Bernal del Mercado.

                        ¡Qué injusticia y mayor crueldad la de los españoles  para  con sus propios  compatriotas!  Las tropas  españolas se establecen en Purén pero la  situación es cada  día más crítica.  Y, así,  el día    20 de diciembre de 1584:   El Gobernador   Luis de Sotomayor  y Bernal del Mercado    deciden el  abandono definitivo  del Fuerte San Juan Bautista de Purén  hy  pronto  nuevas tropas  iniciarían trabajos para  levantar un nuevo Fuerte  y   una  Villa que será llamada La Muy Noble y Realista Villa del Nahuelco del Purén o Purén Viejo. Orden ejecutada por  don Alonso García Ramón, dándose   por  fecha de fundación el 20 de enero de 1585  y es  la primera población urbana en Purén.   El Fuerte San Juan Bautista  solo ocasionalmente sería utilizado en  algunas otras acciones de armas.