Información:
Cuatro empresas angolinas apoyaron al cl Regresaron de Paraguay Instructores d Forestal Angol , presente en el lanzamie Reconocimiento Profesor Cabrera Club de Vóleibol Llufken de Angol Alcalde de Saavedra valoró cuarentena to Senadora Aravena pide a los Municipios m Mesa público-privada encabezada por Canc Chile, ¿país honesto? Por Jorge Abasolo Bienes Nacionales de La Araucanía hace l

Paradanoticiosa - Sábado, 18 Junio 2022

JEAN LOUIS TRINTIGNANT , Mi primer entrevistado de celebridades del cine Por André Jouffé

 

 

Falleció en la madrugada del 17 de junio.

Recuerdo que luego de subir cinco pisos, me abrió la puerta de la cocina Jean Louis Trintingant entonces de 37 años de edad. La entrevista en aquel entonces, como todas las del rubro cine, se conseguían por el ente estatal Unifrance.

Se escribía el año 1968 y como en El Conformista de Bernardo Bertolucci, inspirada en la novela de Albert Camus, mantuvo una especie de indiferencia ante la revolución estudiantil que se paseaba por el Quartier Latin ante sus narices.

Era entonces un hombre relativamente joven, no muy alto, muy cálido de entrada. No dijo nada por el motivo por el cual me hizo ingresar por la cocina pero nos fuimos derecho a su dormitorio.

-Lo recibo aquí porque es mi lugar de trabajo; todo lo hago desde la cama. Estaba el teléfono, una radio, una televisión en blanco y negro, máquina de escribir Olympia, muchas fotos y un desorden bárbaro.

Estaba viviendo una separación temporal de Nadine Trintignant con quien tuvo a Marie (su única hija, asesinada durante un rodaje en el año 2003 por su pareja de turno que le asestó 19 golpes al sorprenderla con una carta de su ex marido  de Samuel Benchetrit (murió el mismo año por enfermedad).

Entonces estaba  en boga por “Un hombre y una mujer” y de ahí mi interés por entrevistarlo. Trintignant pensó que ese film con Anouk  Aimée iba a tener tres versiones a lo largo de medio siglo (El día más hermoso, 2019).

 

 

Fue considerado el último caballero del cine

 

-Creo que es un film que marcará una época, una costumbre, la forma de vivir actual-  señaló. Después de varios intentos por fin pude oficiar de piloto de automovilismo; tío Maurice ganó el Gran Prix de Mónaco en tres oportunidades y mi otro tío falleció mientras preparaba su coche en Peronne (Picardía). El, Maurice, en los años treinta fue el precursor de la Fórmula 1.

Aunque el tema era manido, para mí fue inesperado que planteara: Seguramente tenía pensado preguntarme por mi relación con Brigitte Bardot. Fue algo muy pasajero. Yo me estaba iniciando en el cine (1955) cuando rodamos Y Dios creo a la mujer y ante los ojos de su marido, Roger Vadim, seguimos haciendo la escena de amor en el set lo cual causó gran escándalo y la separación de ambos. Sin embargo, curiosamente ambos siguieron muy amigos y amándose más, que antes de la performance.

-Cuando llegó a París a los veinte años, ¿venía como un entusiasta ilusionado?

- No, preparado para lo peor, pero me tocó la suerte de atravesó de contactos familiares vinculados al automovilismo, que contraste, a gente del cine. Pero nada hubiese sido posible sin los estudios en el Instituto de Altos Estudios de Cinematografía.

Ganador del Palmar al mejor actor en el festival de Cannes 1969, Jean Luis Trintignant después de cumplir 75 decidió alejarse del cine para hacer teatro.

 

En una de sus ocasionales reapariciones en pantalla grande, puso su voz para “La ciudad de los niños perdidos” de Jeunet y Caro cuyo protagonista fue el chileno residente en Francia y colega de Jodorowsky en tiempos de mimo,  Daniel Emilfork, fallecido en el año 2011.

Al cabo de media hora me invitó a un café a un pequeño bistró del barrio latino, su barrio amado, y con la misma sencillez de la bienvenida, nos despedimos con un “a bientot”, hasta pronto.

Nunca imaginaria que 35 años después el destino lo golpearía con el asesinato de su única hija, con quien protagonizó “La terraza”.

Ercilla, publicó ese año la entrevista en la cual aparece el actor con la revista en sus manos.

 

El Fascismo POR JORGE ABASOLO

 

 

Aún no me deja de sorprender el hecho de que cada vez que la izquierda se refiere a la derecha lo hace como sinónimo de fascismo. Quien ose endilgar algún argumento en contra de la izquierda es tildado al instante de fascista…o simplemente de  “facho”.

¿Qué hay tras esta pirueta semántica? ¿Ignorancia? ¿Artificio tendencioso? Creo que una mixtura de ambas.

Vamos escrutando.

Antes de la Primera Guerra Mundial, Mussolini había editado una publicación denominada “La Lucha de Clases”. No hay dudas que la figura del anarquista y socialista Georges Sorel le influyó como mentor y guía de su ideario.

Afiliado al Partido Socialista Italiano, Benito Mussolini dirigió el periódico Avanti”, de indisimulada tendencia socialista.

Cuando su oratoria chapucera pero persuasiva y ese carácter enigmático lo catapultó al estrellato, intuyó que su personalidad arrolladora podía prescindir de los designios de una colectividad política.

Por esta razón, en 1914 fue expulsado del Partido Socialista.

 

 

Pero su ideario ya estaba debidamente pensado y trazado. Entonces, optó por formar su propio partido: el autocrático Fascismo, aunque la huella del socialismo ya estaba impregnada en su carácter.

No en vano, Il Duce jamás dejó de llevar un escapulario con la imagen de Marx, colgada al cuello.

 

 

En ese momento de su carrera política, un periodista le preguntó:

-¿Cree usted que un dictador puede ser amado?

La respuesta de Mussolini dejó entrever su carácter tan egocéntrico como levantisco:

-Sí. Siempre y cuando las masas le teman al mismo tiempo.

 

HITLER Y MUSSOLINI JUNTOS

Queda claro que durante la Segunda Guerra Mundial, la Italia de Mussolini no formó parte de los Aliados.

En este sentido, conviene recordar el Tratado de no Agresión entre Alemania y la URSS, conocido coloquialmente como Pacto Ribbentrop-Mólotov, firmado entre la Alemania nazi y la Unión Soviética por los ministros de Asuntos Exteriores de estos países, Joachim von Ribbentrop y Viacheslav Mólotov respectivamente. El pacto se firmó en Moscú el 23 de agosto de 1939, nueve días antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuál era el sentido de ese pacto?  Contenía cláusulas de no agresión mutua, así como un compromiso para solucionar

 pacíficamente las controversias entre ambas naciones mediante consultas mutuas. A ello se agregaba la intención de estrechar vínculos económicos y comerciales otorgándose tratos preferenciales, así como de ayuda mutua: El principal elemento era que ninguno de los países celebrantes entraría en alguna alianza política o militar contraria al otro, lo cual implicaba en la práctica que la Unión Soviética rechazaría integrarse a cualquier bloque formado contra el Tercer Reich.

De esta manera, Hitler y Stalin estrechaban lazos políticos y comerciales.

 

 

 Mientras escribo esta columna, no puedo dejar de recomendar a mis lectores la excelente entrevista que le hiciera a Il Duce, el pensador alemán Emil Ludwig, acaso el mejor biógrafo del siglo XX. Allí, Mussolini admite que el libro El Príncipe, de Maquiavelo le influyó mucho en su juventud y no trepida en fustigar al mismísimo Napoleón Bonaparte. En un momento de la entrevista Ludwig le pregunta:

-¿Qué fue lo que derribó a Napoleón? Los estudiosos dicen que naufragó frente al escollo de Inglaterra…

La respuesta de Mussolini proviene con la rapidez de un gamo:

-¡Eso es una estupidez! Napoleón cayó por las contradicciones de su propio carácter. Eso es lo que siempre hace caer a los hombres. Sus contradicciones.

 

EN PLENA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

En los meses de 1943 durante la caída de la isla de Sicilia, Mussolini fue arrestado por el Gran Consejo Fascista por orden del rey Víctor Manuel III en un intento por evitar la invasión aliada de la Italia continental. Fue encarcelado en un hotel del área natural del Gran Sasso d'Italia

De inmediato se ordenó una Operación Rescate, que –desde luego- no fue dirigida por ningún país Aliado. La misión tendiente a rescatar a Mussolini fue dirigida por su socio y compinche de andaduras: ¡el mismísimo Adolfo Hitler!

En fin…de este tema uno se puede prolongar en demasía.

Por eso, cuando usted preconice ideas de derechas y lo tilden de “facho” o fascista, limítese a conversar con su contertulio y dígale que se deje de propalar argumentos folletinescos o proclamas panfletarias.

Sería todo…por el momento.

Suscribirse a este canal RSS