Información:
Cuatro empresas angolinas apoyaron al cl Regresaron de Paraguay Instructores d Forestal Angol , presente en el lanzamie Reconocimiento Profesor Cabrera Club de Vóleibol Llufken de Angol Alcalde de Saavedra valoró cuarentena to Senadora Aravena pide a los Municipios m Mesa público-privada encabezada por Canc Chile, ¿país honesto? Por Jorge Abasolo Bienes Nacionales de La Araucanía hace l

UNA DESPEDIDA PARA UN HOMBRE DE RADIO (Escribe: Mario A. Grandón Castro)

 

El viernes partió al encuentro con Dios, un hombre del micrófono, Alejandro Iván Jara Concha, a quien conocí, cuando aún éramos niños, entre 15 y 16 años allá en su tierra natal, Traiguén, cuando se organizaban los  festivales de la canción estudiantil y se llenaba el Teatro Municipal  de esa ciudad de una bulliciosa juventud sana y buena, que  nos pedía  “bis” una y otra vez,  a los cantantes aficionados que participábamos en dichos encuentros.-.-

Nunca  nos perdimos de vista,  de vez en cuando nos encontrábamos en festivales juveniles en Angol, Purén, en Laja, en Temuco, en Victoria, en fin donde  se organizaran eventos.-

 Pertenecíamos al grupo de los “artistas regionales”, junto a Oscar Fuica, Checho Urra, Carlos Sobarzo”Pituto”, Luchito Santander, que también partió adelantadamente, el “Popotito” Juan  Hernández. Jorge Contreras, Juanito Giusti,  PatricioCarteau, el Pingüino, Raúl Tiznado, Merardo y Toño  Reyes, los hermanos que  también nos llevan la delantera y muchos más, y  que dábamos vida a los encuentros musicales.-

Después con Jano Jara, nos encontramos tras un micrófono, ya no solo como  “cantantes”, sino como Locutores, hombres de radio, que buscábamos allí, la esencia de entregar lo mejor de nosotros a nuestros auditores, en Traiguén, en Victoria, en Angol, en Lautaro y aquí en Collipulli, donde anclé para siempre, creo.-

 El maldito cáncer, lo llevó a la tumba,  fue sepultado, prácticamente en silencio, pues la pandemia, no nos dejó espacio para  decirle, Jano que te vaya bien, Dios en su infinita bondad, te agregará  a su staff de voces celestiales.-

Fuiste un gran comunicador,  con tu profunda y microfónica voz llegabas a todos los lugares dela provincia.-  Creador de programas que por años tuvo cientos de seguidores.-

Creo, estimado Jano, que formamos parte de  una época dorada para la radio y quién, por esos entonces, no recuerda lo que fue la radio para los mallequinos, con Américo Gigliucci, Luis Humberto Robles, el Negro Salinas, Guillermo Rodríguez, los hermanos Abasolo , Daniel Reyes y otros próceres de la radiodifusión.-

 Desde esta tribuna, no  te digo, ni  te decimos adiós, sino que hasta siempre, seguramente algún día nos volveremos a ver,  allí donde seguiremos  siendo parte de la radio que educa, entretiene y culturiza.-

 Hasta pronto estimado amigo Jano.-