Información:
Cuatro empresas angolinas apoyaron al cl Regresaron de Paraguay Instructores d Forestal Angol , presente en el lanzamie Reconocimiento Profesor Cabrera Club de Vóleibol Llufken de Angol Alcalde de Saavedra valoró cuarentena to Senadora Aravena pide a los Municipios m Mesa público-privada encabezada por Canc Chile, ¿país honesto? Por Jorge Abasolo Bienes Nacionales de La Araucanía hace l

COMUNICADO OFICIAL UNAP

 

 

 

 

Estimada comunidad educativa de la Universidad Arturo Prat Sede Victoria:

 

Habiendo transcurrido ya varias semanas de clases, y acercándose uno de los períodos importantes, como es la primera evaluación, queremos brindar la tranquilidad de que se prestará la máxima atención a las directrices que han emanado desde la Vicerrectoría Académica y la Dirección General de Docencia, esto referente a la forma de dar continuidad al proceso formativo 2020.

 

Según estas directrices, “debemos evaluar constantemente las variables, condiciones y contextos que se presenten en el proceso”, para ser capaces de adaptarnos en favor del éxito académico. Por lo mismo, desde el comienzo se han considerado las dificultades propias de la digitalización de la educación, tanto para estudiantes como para docentes. Es por esto que la Universidad ha desplegado la mayor cantidad de recursos posibles, para emparejar la cancha y permitir a todos quienes componen la Universidad continuar desarrollando la educación en beneficio de la movilidad social.

 

Sabemos que el alcance de estos recursos es insuficiente en muchos casos, por lo cual hemos tenido también que pensar en adaptar el proceso evaluativo. Esto revestirá un desafío en pro de la calidad; aun así, será un aprendizaje que beneficiará al futuro de la docencia en Educación Superior.

 

Estudiantes y docentes deben tener la tranquilidad de que el sentido común primará, y que la flexibilidad de criterios será la senda que nos conducirá a finalizar un exitoso semestre en medio de esta crisis sanitaria.

 

La UNAP Sede Victoria solicita a sus estudiantes que asuman el compromiso de la autorregulación en el aprendizaje, a mantenerse activos y a esforzarse como siempre en lo que hacen; y a sus docentes, que entreguen su máximo esfuerzo y empatía a los universitarios, teniendo como norte la formación, más aun ahora, con las condiciones especiales en las que estamos.

 

Afectuosamente,

 

Daniel Martínez Lema

Jefe Unidad de Docencia

Universidad Arturo Prat Sede Victoria

 

 

Constanza Zapata Hernández, Docente de Ingeniería de Ejecución en Prevención de Riesgos en UNAP Sede Victoria: Reflexiones sobre el rol de los profesionales de prevención de riesgos en la pandemia

 

 

Artículo destinado a visibilizar el aporte de diversos actores en el actual escenario de crisis sanitaria

 

 

Pensar en prevención es pensar inequívocamente en la salud de las personas, pero, ¿cómo se llega a cuidar la salud de estas en situaciones anormales, en donde cada uno de nosotros queremos el propio bienestar y el de nuestros seres queridos?

 

Esta interrogante conlleva un gran desafío… y aquí, es donde aparecen a la luz oficios y profesiones que nos han permitido continuar nuestra vida con relativa tranquilidad, permitiendo “cuidarnos”, como son el personal de servicios básicos, fuerzas de orden y seguridad; personal de empresas de aseo, empresas controladoras de plagas y desinfección; comercio minoritario (almacenes, panaderías, etc.), trabajadores de farmacias y supermercados –con todas las interacciones que ello implica-; transporte de materiales y urbano; y logística en general.

 

Ahora bien, ¿cómo cuidamos a estos trabajadores? Que cabe señalar que, al comienzo de esta pandemia, se sentían mucho más expuestos que el resto de la población y, por ende, menos beneficiados.

 

Es mediante la labor de expertos en prevención de riesgos, ingenieros en alimentos, encargados de recursos humanos y propietarios de establecimientos; los cuales, entre todos, han aportado a la protección de la salud de la población, formado una simbiosis de acciones beneficiosas para todos nosotros y que tienen un único fin que, como lo indica la salud ocupacional, es mantener el más alto grado de bienestar físico, social y mental de los trabajadores a través de medidas que han sido tomadas con mucha responsabilidad y rigurosidad en nuestro país, desde el comienzo de esta situación.

 

Por último, quiero destacar que después de dos meses, en los cuales, la máxima de esta amplia gama de trabajadores que he mencionado, ha sido la prevención de riesgos y, por sobre todo, el autocuidado; es que creo cada uno de ellos se siente mucho más orgulloso hoy de su labor, resguardando lo más preciado que tenemos en nuestro país: a los adultos mayores, es decir, a nuestro patrimonio cultural; y a los niños, que son nuestro futuro.